fondo blog

martes, 20 de septiembre de 2016

El naufragio del Waratah. La desaparición de un buque sin resolver

En esta ocasión vamos a tratar de la desaparición de un buque, el Waratah, del que a día de hoy nada se sabe, se esfumó sin dejar rastro…
El buque debe su nombre a la flor Waratah, el emblema de nueva Gales, en el sur de Australia.

Era un buque lujoso, poseía dos hélices y estaba provisto de calderas a carbón.

Fué construido para llevar pasajeros y carga. Y destinado a cubrir la ruta de emigración a Australia.

La línea Blue Anchor, a la cual pertenecía el Waratah, tenía también en servicio el buque Geelong.  Al comprobar que era muy rentable construyeron el Waratah con características similares. 
Desarrollaba una velocidad de 13 nudos y tenia ocho compartimentos estancos construidos a lo largo de su casco, por lo que su hundimiento se consideraba del todo imposible.

Sus principales características eran:

Astillero: Barclay, Curle & Co en el rio Clyde,  Escocia. Armadores: Lund´s Blue Anchor Line.
Fecha finalización: 12 de septiembre de 1908
Tonelaje bruto: 9339 Tons.
Velocidad máxima:13,5 nudos.
Tonelaje: 16.000 GT (toneladas de registro bruto)
Eslora/Longitud: 465 pies (141,7 m)
Manga: 59,2 pies (18,0 m)
Potencia instalada: 5 x acero calderas
Propulsión: 2x 4-cilindros de triple expansión de reciprocidad motores de vapor
Velocidad: Aproximadamente 13,5 nudos (25,0 Km. / h/ 15,5 mph) de velocidad de servicio.
Capacidad: 432 literas cabina de pasajeros, además de más de 600 plazas en residencias en las bodegas Tripulación: 154 tripulantes

Su construcción costó £ 13,900. Estaba provisto de botes salvavidas y contaba con una capacidad  para 921 personas.

El 5 de noviembre de 1908, el Waratah salió de Inglaterra hacia Australia.

Viajaban 689 emigrantes alojados en dormitorios de tercera clase en las bodegas, y 67 pasajeros de primera clase en las cubiertas superiores.

En ese primer viaje con destino a Melbourne, Adelaida, y Sydney no hubo ningún problema, pero el capitán emitió un informe según el cual no presentaba satisfacción total con la estabilidad del buque. Así que al realizar el viaje de regreso, fue el mismo capitán quien supervisó la carga.

El 27 de abril de 1909 zarpó hacia  Durban,  Londres y Cape Town.

Se da la circunstancia de que entre los pasajeros  iba a viajar una persona con experiencia (el ingeniero Claude Sawyer), y  que, casualidades de la vida, había tenido premoniciones sobre un desastre que le ocurriría al buque. 
Como, además, no estaba satisfecho con la estabilidad del barco, lo abandonó.

El Waratah zarpó de Durban hacia Cape Town (Ciudad del Cabo) el 26 de julio de 1909.  
Esperaban su llegada para el 29 de julio, pero en algún lugar de la costa de Transkei desapareció sin dejar rastro llevando a bordo 211 personas.

Aumentaba la preocupación al ver que no llegaba a Cape Town, así que dió inició su búsqueda, pero nunca se le encontró, ni tan siquiera el mas mínimo resto flotando.


Así empezó uno de los misterios más extraños de la historia marítima.

Cuando el Waratah había zarpado el mar estaba movido y venía una tormenta acercándose por el SO. 

En  principio nadie se alarmó por que el buque no llegara a Cape Town, ya que pensaron que era debido a la tormenta; aunque las estaciones de búsqueda se pusieron en alerta.

Pero al pasar ya tres días, y no haber aparecido, se dio la alarma de forma seria. 
Se enviaron remolcadores de puerto  desde Durban y Cape Town para intentar encontrar al buque.

Comenzaron los rumores. Algunos decían que los buques Insizwa y Tottenhan habían visto cerca del río Bashee cuerpos flotando, sin embargo se pensó que eran restos de peces.

Se empezó a buscar más extensamente, y, al no encontrar restos, también llego a pensarse que al Waratah se lo habían llevado las fuertes corrientes oceánicas.

Siguieron mas rumores, en esta ocasión acerca de que el Waratah había tenido problemas de máquinas y que había tenido una explosión a bordo.
El Capitán del Guelph, de la Union Castle, calculó que, si en realidad era el Waratah el buque con el que habían intercambiado señales en la noche del 27 de Julio, debería haber cubierto 70 millas náuticas desde el contacto con el Clan Mac Intyre 15 horas antes.
Para un buque que podía hacer 13 nudos, la situación sugería que algo andaba mal con sus máquinas, y que se encontraba a merced de las corrientes de las Agulhas.

Otro buque, en este caso el Harlow, informó el 27 de julio por la tarde, haber visto humo en el horizonte,  en el lugar donde  debía de haber  estado el Waratah. El capitán del Harlow vió  luces en un mástil y mas tarde dos flashes sucesivos, el segundo de ellos saltando al aire; aunque se le  sugirió que podrían haber sido relámpagos o fuegos en la costa.

Los remolcadores que salieron volvieron sin novedades. La ansiedad aumentaba y los familiares y amigos de los pasajeros demandaban informes de la Blue Anchor Line en Cape Town y Londres.

La Royal Navy en Port Natal, Durhan, envió a los cruceros HMS Pandora y HMS Forte a buscar en la costa Este de Sud Africa pero no encontraron nada.

En septiembre de 1909 mandaron otro buque a buscar al Waratah, ya que creían que los víveres podrían durar hasta un año, y que era muy probable que hubiese  supervivientes, pero la búsqueda, de nuevo, resultó  infructuosa.

En 1910 los familiares de los pasajeros iniciaron su propia búsqueda. De nuevo otra vez si resultados.

En diciembre de 1910 comenzó la investigación oficial, se entrevistó a mucha gente, incluso a un polizonte y  a arquitectos.
Se pidió opinión a los expertos sobre la estabilidad y se rechazó la teoría de que el Waratah derivara, aceptando sin embargo que habría volcado en una gran tormenta.

El misterio continuó. Aun después del juicio aparecían rumores de mensajes en botellas y llegó a especularse con noticias del tipo de niños blancos náufragos cuidados por tribus amigables. También se comentó que había aparecido un salvavidas del Waratah.

Lo difícil era saber como un barco de ciento cincuenta metros, supuestamente inhundible, podía haber desaparecido en una tormenta de la cual otros barcos se habían salvado.

En 1914, un testigo dijo que podría haber visto el hundimiento del Waratah. El mismo declaró que, el 28 de julio de 1909, vio un buque cuya descripción era igual a la del Waratah, navegando en una tormenta, y que luego le vio rolar y desaparecer.

La teoría mas creíble de la desaparición es el fenómeno de las olas extrañas: el profesor Mallory determinó que ocurren olas extrañas de hasta 20 metros de altura en un cinturón entre Richards Bat y Cape Agulhas.

Mallory propuso que, una combinación de la plataforma submarina, angosta y creciente, la potencia de la corriente de Agulhas y una gran tormenta, pueden causar grandes ondas marinas, y lo  bastante grandes para tapar los barcos mas enormes.

La explicación puede ser la conjunción de dos corrientes encontrándose. En otras palabras, son dos masas muy grandes chocando.  Cuando se encuentran dos series de ondas de distinto periodo pueden anularse entre sí o bien amplificarse creando una súper-ola.

Pero también puede influir el fondo marino, haciendo que la onda se comprima, disminuya su periodo y aumente su amplitud.

Pero todo son teorías, lo cierto es que el Waratah, a día de hoy, cien años después, sigue desaparecido…

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

No hay comentarios:

Publicar un comentario