fondo blog

jueves, 24 de julio de 2014

El misterio del bergantín Mary Celeste.- ¿Un barco gafado o embrujado?

Si hablamos de un barco en que todo lo que le rodee sean desgracias, y  que a todo el mundo que tenga algo que ver con el, le ocurra algo malo, no podemos hablar de otro que del Mary Celeste, todo en el es un enigma, desde el principio hasta el final.

El Mary Celeste fue construido en Parrs Borough, Nueva Escocia, en 1861, era un bergantín goleta con casco de madera y dos palos, con aparejo redondo en el palo trinquete y velas cuadradas, tenía 286 Toms. de desplazamiento, 30 metros de eslora y 7,6 de manga.
Este barco nació gafado, pues sufrió varios accidentes en poco tiempo,  y cambió de propietario (el primero murió antes de hacerse con el a la mar ahogado en la playa, y el segundo durante la primera travesía), y de nombre varias veces: primero se llamó Amazon, luego Mary Sellars y finalmente, y por culpa de un error tipográfico del pintor, Mary Celeste.
En el primer viaje del Amazon, el barco sufrió su primer percance al topar con una encañizada de pesca cerca de Maine, los daños sufridos en el casco obligaron a que la embarcación tuviera que volver a los astilleros, casualmente se originó un incendio donde estaba siendo reparado el barco, hecho que le costó el puesto al segundo de sus capitanes, John Nutting Parker.

Cuando todo estuvo preparado, el Amazon cruzó por primera vez el Atlántico sin problemas, hasta que llegó al estrecho de Dover, donde chocó con un bergantín.

Éste se hundió y el Amazon tuvo que ser reparado de nuevo, lo que causó que su tercer capitán marchase en busca de otro puesto.

Después de las reparaciones y del nombramiento de otro capitán, el Amazon volvió a América y, acto seguido, encalló cerca de Cow Bay, en la isla de Cape Breton (Nueva Escocia).

A partir de este momento, la historia del bergantín Amazon toma otro camino.
Fue sacado del entorno rocoso en el que se encontraba, y vendido varias veces, muchos de los negocios de sus propietarios quebraron sin obtener beneficio alguno.
Al final, un consorcio de armadores se hizo cargo del barco.

Un 7 de noviembre de 1872, el Mary Celeste emprendió la travesía Nueva York a Génova con unos 1700 barriles de alcohol, al mando iba el capitán Benjamín S.Brigss, al que acompañaban su esposa y su pequeña hija. También viajaban dos contramaestres y cinco marineros, una semana más tarde salió también de Nueva York la goleta Dei Gratia al mando del capitán David R. Morehouse.

Cuando el Dei Gratia llevaba unos veinte días navegando avistó al Mary Celeste y enmendó el rumbo para encontrase con el y saludar a su capitán, (en aquel tiempo esto se hacia muchas veces, como entretenimiento en medio de una larga travesía), sin embargo, al llegar a la altura del bergantín, el capitán Morehouse se percató de que no se divisaba a nadie, ello justificaba que el  Mary Celeste llevase rumbo errante, el capitán pensó que la gente estaría bajo cubierta, que se encontraría enferma, incluso que podrían haber contraído la peste, llamó, mandó señales de alarma pero nadie contestó, gritó pero no recibió ninguna señal de respuesta a su llamada, entonces echaron un bote al agua para acercarse al MaryCeleste, mientras contemplaban como el barco se movía sin rumbo, navegando libremente al antojo del mar, cuando llegaron contemplaron extrañados que el Mary Celeste estaba abandonado.


Una vez a bordo procedieron a inspeccionar de arriba a abajo la nave, todo mostraba un extraño caso de abandono repentino, pero nada había que lo explicase, pusieron orden en el aparejo y condujeron el barco a Gibraltar, poniendo así fin al primer capitulo de este extraño caso de desaparición.
Pese a que se descubrió presencia de agua en varias partes del barco, nada parecía indicar que la embarcación hubiera sufrido los embates de una tempestad, sin embargo, elementos tan imprescindibles para la navegación como son el sextante, el cronómetro, la corredera y los libros de navegación, habían desaparecido, también, en el sollado de proa, reservado a la tripulación, estaba todo en su sitio, los encerados de los marineros, sus sacos, sus botas, e incluso unas cuantas pipas y ropa tendida en unas cuerdas, pero, se sorprendieron aún más al hallar en la cocina, sobre un fogón todavía caliente, una cacerola conteniendo un pollo recién cocido y unas tazas de té aún tibio descansando en la mesa central.

El capitán Morehouse fue informado inmediatamente sobre el suceso y solo le cupo pensar que la infeliz tripulación había sido víctima de una enfebrecida tormenta. Sin embargo, alguien contradijo inmediatamente esta teoría: “He encontrado una máquina de coser y sobre ella un frasco de aceite que difícilmente hubiese aguantado ahí de haber sufrido un fuerte oleaje”; entonces el capitán miró a su segundo, en su rostro se reflejó la perplejidad. ¿Qué había, sucedido entonces en el velero? ¿Dónde había ido a parar la tripulación? ¿Qué les empujó a abandonar la embarcación?, y, de ser así, ¿qué medios utilizaron para hacerlo, hallándose como se hallaban, los botes de salvamento en su sitio?; el capitán Moorhouse decidió finalmente llevarse consigo el bergantín fantasma a tierra firme, y allí, tratar de dar explicación a éste misterio.

El capitán del Dei gratia, dio parte del salvamento a los armadores y a las aseguradoras y el tribunal del almirantazgo de Gibraltar abrieron expediente y se comenzó a tomar declaración.

Además del repentino abandono de la nave había una serie de circunstancias que hacían inexplicable este caso, una de ellas eran las mas de 500 millas navegadas en un tiempo muy improbable para un barco sin tripulación; el deterioro de mas de 2 metros en ambas amuras de la nave provocadas por un instrumento cortante, (a ambos lados de la roda, a dos o tres pies por debajo de la línea de flotación había una entalladura de unos diez milímetros de profundidad, por una anchura de treinta y dos, y que medía unos dos metros de largo, mostraba señales de ser reciente, el inspector de la navegación explicó que aquel tajo no podía ser obra del mal tiempo sino que parecía haber sido causado por un instrumento cortante); también se encontraron manchas rojizas en una antigua espada (después se comprobó que no era sangre)….

Nunca jamás se supo nada de los pasajeros que se volatilizaron sin saber como, tanto se enmarañó la historia que aun hoy cuesta distinguir entre la realidad y la ficción.

La idea de la tempestad y huida de la tripulación no se sostenía puesto que los botes salvavidas estaban en el barco y era imposible abandonarlo a nado, también se descartó la hipótesis de que hubiesen sido asaltados por piratas.

Quedan un par de explicaciones; había nueve barriles vacíos o dañados por lo que todo hace pensar que la acumulación de gases de alcohol pudo provocar una explosión; si hubiera ocurrido así, pensando que todo el barco podía estallar, el capitán, su familia y la tripulación podían haber embarcado en un bote, dejando un largo cabo con la intención de volver al Mary Celeste, pero pudo ser que se rompiera el cabo, y al derivar el barco, no pudieran volver, la otra hipótesis es la presencia de una tromba marina (una columna de agua en rápida rotación, parecida a un huracán, que se levanta de la superficie del océano impelida por un viento turbulento), y, haciendo pensar al capitán que el barco iba a hundirse , cogieran el bote para volver, pero el cabo se rompió y el mar se llevó el bergantín.
Otra posible explicación sería el asesinato cometido por la propia tripulación del Mary Celeste o por los hombres del Dei Gratia, incluso otras historias hablan de un enorme pulpo hambriento que capturaba a toda la tripulación. Pero, aún cuando existieran animales de enorme tamaño, es muy poco probable que todos los tripulantes del Mary Celeste hubieran permanecido inmóviles allí mientras el monstruo los engullía uno a uno. Además se  supone que un animal no deseaba adueñarse de la yola, del cronómetro, del sextante y de los documentos del barco.

Otra teoría, a primera vista aceptable, explicaba que la comida o el agua para beber debían de estar contaminadas, y esto hizo que la tripulación sufriera alucinaciones y trastornos mentales que les llevaron a lanzarse por la borda. Pero los miembros de la tripulación del Dei Gratia consumieron la comida y el agua que encontraron a bordo del Mary Celeste y no enfermaron. Posteriormente, también se sugirió que la tripulación del Mary Celeste fue secuestrada por un OVNI, incluso hablaban de la desaparición en el llamado triangulo de las Bermudas... 
Todo un enigma.

Después de la tragedia, y a lo largo de los 12 años siguientes, el barco cambió de manos al menos 17 veces, ninguno de sus propietarios dijo nunca una buena palabra de él, anduvo dando bandazos por la costa de los Estados Unidos, perdiendo cargamentos, velas y marineros, encallando e incendiándose con increíble regularidad. Parecía que el MaryCeleste fuera víctima, desde que se botó, de una especie de maldición.
A finales de 1884 Gilman C. Parker compró el Mary Celeste ya viejo, y lo cargó con mercancías que aseguró en 30.000 dólares,  pero el Mary Celeste encalló en las barreras coralinas del Banco de Rochaelais,  cerca de la costa de Haití. Parker presentó una reclamación, pero las compañías de seguros sospecharon de él y le mandaron investigar. Parker había cargado el barco con basura,  lo hizo encallar, descargó la parte de la mercancía que podía vender, y luego incendió el barco. Fue acusado de fraude y negligencia criminal pero el y sus cómplices salieron libres, aunque no de la mala suerte del Mary Celeste. Al poco tiempo Parker se arruinó y murió pobre y desacreditado. Uno de los cómplices de su conspiración se volvió loco y murió al cabo de un tiempo y otro se suicidó.

Al final, el maleficio del Mary Celeste había vencido tras haber destrozado numerosas vidas…
 

El Mary Celeste acabó sus días en los arrecifes de Roshelle, cerca de Haití. 

El fuerte oleaje fue , poco a poco, destruyendolo…



Sin embargo la historia no queda aquí.

En 1935, el perdiodista M. Keating intentó averiguar la realidad de los hechos, comenzó investigando los archivos, pero no encontraba nada nuevo. Estando en esas, se topó con el que decia ser el cocinero de un bergantín, un tipo algo extraño. Se trataba de Pemberton, un señor mayor que había escapado milagrosamente de la suerte del Mary Celeste, lo que le contó fue, mas o menos, la que sigue:

... que el capitán de ese bergantín se llamaba Briggs, también que, a pesar de que en el registro el equipo lo formaban diecisiete marineros, la realidad es que solo eran diez, incluyendo en la lista al capitán y a su esposa con sus verdaderos nombres. El resto de nombres de la lista eran ficticios, por lo tanto, dichalista era falsa, por lo tanto, violando la ley. La posible explicación es que no era fácil encontrar marineros que quisieran viajar en ese navío, y muchas veces se intentaba reclutarlos en las tabernas de los puertos. A veces los llevaban incluso a rastras, por las bravas. Tres de esos marineros desaparecieron de un velero llamado Dei Gratia, y tras un paseo por las tabernas terminaron en el Mary celeste.

Sigue narrando Pemberton que poco después de salir de Nueva York, la tripulación se negó a obedecer al capitán.  Además Hulock, que era la mano derecha del capitán, gritó a su mujer. Desde el primer dia se odiaron, ya que ella estaba constantemente tocando el piano, y a Hulock le sacaba de sus casillas.
Cuando Hulock gritó a la esposa del capitán, recibio una brutal paliza, con lo que el ambiente en el bergantín no era muy bueno.

En esa ocasión logró evitarse el motín, pero la calma duro poco. Pocos días después  el tiempo amenazaba tormenta, la cubierta se llenó de agua. 
El barco escoró, un oficial acudió al timón, pero en ese momento se escuchó un gran grito, el piano cayó estrepitosamente y aplasto a la esposa del capitán. Al verla muerta el capitán perdió los nervios, empezó a gritar desconsolado y a amenazar a todo el mundo. Pensó en Hulok y le culpó de la muerte de su esposa y ordenó colgarle del palo mayor. Al oponerse la tripulación, el capitán amenazó con colgarlos a todos, y ellos ni cortos ni perezosos prendieron fuego al barco.

Todos estaban borrachos, y los embates del mar los empujaba de un lado a otro de la nave. 
De pronto el capitán desapareció.. ¿alguien le había lanzado al mar, o, saltó el por la borda presa del dolor y la tristeza?. No está claro, pero si es cierto que los marineros, siguiendo en su borrachera y desenfreno mataron a un marinero. En ese momento Hulok se dio cuenta de que eso era un delito, un marinero muerto, un capitán desaparecido y una rebelión en el barco. 
Con estas premisas se enfrentaba a la pena de muerte, así que convenció al equipo para abandonar el barco. La tripularon en ese momento estaba formada por  siete personas, tres de ellos huyeron.

El cocinero dice que cuando el Dei gratia finalmente encontró el barco abandonado, se encontró a esas cuatro personas, pero el capitán Morehouse conspiró con los demás miembros del equipo del  "Mary Celeste" y decidió presentar el caso como si el bergantín hubiera desaparecido entero. De esa manera tendría que responder ante los tribunales, y así seria mas rápido acceder a la recompensa por haberlo descubierto, quedando de acuerdo en repartirlo con los hombres del navío. O accedían a su petición o tendrían que enfrentarse a un juicio por asesinato.

En el puerto Morehouse presentó el informe. Confesó todos los detalles del incidente excepto  uno, el hecho de que había conocido a bordo del "Mary Celeste" a cuatro personas...

La historia dice que el fantasma del capitán del "Mary Celeste" volvió a visitar a los miembros de la tripulación del barco antes de la muerte del bergantín, en 1884. Los marineros están convencidos de que se puede ver, en los rincones más remotos de los mares y océanos, surgir de repente de la nada una nave con una inscripción: "Mary Celeste" y el fantasma del capitán en el timón...

Además se afirma que, a quien vea ese fantasma, le esperan multitud de problemas, e incluso la muerte….

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

No hay comentarios:

Publicar un comentario