fondo blog

viernes, 27 de mayo de 2016

El faro Rubjerg Knude. El faro devorado por la arena

En la península de Jutlandia, en un lugar a orillas del mar, con el paso del tiempo se ha ido perfilando un escenario increíble, un rincón abandonado a su suerte a manos de la naturaleza.

Una escena que bien pudiera servir para el desarrollo de una película en el que el escenario principal fuese el desierto. O bien que se desarrollase en otro planeta. O yendo mas allá, en un lugar abandonado y sin vida.

En este enclave del que estoy hablando, un faro esta siendo devorado por un ser colosal, ni mas ni menos que por una gigantesca duna que, en unos pocos años, casi lo ha engullido. Se trata del faro Rubjerg Knude.
 
Éste faro se encuentra situado en la costa noroeste de la península de Jutlandia, entre las poblaciones de Lønstrup y Løkken del municipio de Hjørring, en Dinamarca.

Comenzó a construirse en 1899 y emitió luz, por vez primera, el 27 de diciembre de 1900.

EL Rubjerg Knude está construido sobre una colina de 196,85 pies (60 metros) de altura sobre el nivel del mar, aunque  el faro en si mide 75,46 pies (23 metros). Ésto supone que, sumando todo, en su pleno funcionamiento, la luz que emitía se veia hasta 24,85 millas (40 kilómetros) mar adentro.

El faro, en principio, funcionó con gas, pero en 1906 el gas se sustituyó por petróleo y éste, en 1934, por electricidad.
El Rubjerg Knude estuvo originalmente ocupado por un farero maestro, un auxiliar y un lightkeeper (guardián del faro).

El trabajo era a menudo muy difícil, sobre todo durante los primeros años, cuando funcionaba con gas.

Además el mantenimiento era muy laborioso.

En tiempo de tormentas el personal tenía que estar muy atento para controlar los buques en peligro.

Pero también tenían que estar vigilando a las aves, que entraban a través de la ventana de la vivienda.  Por si eso fuera poco, debían ocuparse también de pintar los edificios, tanto el  interior como el exterior. Y, además , debían quitar la arena que se acumulaba en la puerta.

En el momento de la construcción del faro no se tuvo en cuenta el movimiento de las dunas costeras en este lugar. 
La mezcla de tales dunas y las tormentas acosaron de tal manera al faro que, en 1968, su luz ya no era visible.
Este dramático destino no se había previsto cuando se construyó el faro, y eso teniendo en cuenta que el punto mas alto, como antes he comentado, eran aproximadamente 196,85 pies (60 metros) sobre el nivel del mar. 
Con más de 656,17 pies (200 metros) de distancia a la costa sobre el acantilado, y con apenas signos de la migración de arena, ¿quien podía haber imaginado lo que iba a ocurrir?. No podía culparse a los constructores de no haber previsto los problemas que el faro tendría posteriormente. 
Con el fin de frenar este problema, ya que la erosión costera hacía que el acantilado se moviera cada vez más hacia el interior. Y con las dunas de arena en constante cambio, la solución que vieron mas factible fue plantar en la zona centeno silvestre, y pinos. Además se añadió arena.
Pero todo ello no hizo sino aumentar el tamaño de la duna rápidamente. La arena alcanzaba ya tal altura que a veces era imposible ver el faro desde el mar.

En 1920 se eliminaron grandes cantidades de arena, pero en 1950 los buques ya  no podían ni oír la señal de aviso de niebla.

En diciembre de 1962, y, ante los graves problemas, se retiró el último guardián del faro, y la dotación de personal de la caldera se redujo a una sola persona.

Una de las posibles soluciones, que se barajaron entonces, fue aumentar la altura del faro, pero la idea se desechó, y, el 1 de agosto de 1968, se renunció a la lucha.
El faro dejó de ser operativo ya que las dunas lo habían enterrado casi por completo.

Se recuperó en 1975, usándose como cafetería. y museo, para realizar exposiciones.

En 1980, el "Vendsyssel Museo Historico" abrió en las instalaciones el nuevo museo de la arena, el "Arena Drift Museo".

La exposición versaba sobre la historia del faro Rubjerg Knude, su construcción, funcionamiento y su fin.
Además estaban expuestos  el aparato de la lente del faro, así como el reloj y la señal de niebla. También se explicaba el problema existente con la arena.

En 1992 se dieron por vencidos. La duna continuaba su migración hacia el noreste y, poco a poco, consiguió enterrar los edificios, ganando la batalla. 

A partir de entonces la arena comenzó su erosión sin ningún tipo de trabas.

En 2002 el faro Rubjerg Knude fue totalmente abandonado. 

Y éste fue el triste destino de un faro que nació para morir hundido en medio de un original desierto.

…[NOTA EXPLICATIVA: La tasa de erosión en la zona es de 2 metros anuales aproximadamente, así que en el 2020-2030 es previsible que este faro haya desaparecido del todo, si tenemos en cuenta los 20-30 metros que existen entre el faro y el mar.]…

Características del faro Rubjerg Knude:

Latitud: 57 º 26,96 N min.
Longitud: 9 grados 46,51 E min.
Altura de la torre: 90 metros.
Carácter Fl W (1 2) 30s.
Rango de 23m.

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*




(El presente artículo se publicó por vez primera en la web del diariocamarinan el 22 de septiembre de 2008)



No hay comentarios:

Publicar un comentario