fondo blog

lunes, 18 de mayo de 2015

El hada Melusina en Estella

No hay nada más satisfactorio que el hecho de dedicarte a algo con pasión y tener cerca a alguien quien te aliente, incluso que pueda inspirarte.

Cuento esto porque, estando inmiscuida en el último de mis artículos, se acercó mi hija a mi lado y me pidió que escribiera algo sobre Melusina.
Mi sorpresa fue mayúscula, ya que no estoy acostumbrada a que en mi casa influyan sobre mis artículos, pero este es un reto que gustosamente recojo.
Así que, en honor a ella escribo hoy este texto, como muchas veces hago, uniendo leyendas, arte y sentimiento. 
Comenzaré por decir que en el pórtico de san Pedro de La Rúa de Estella, mirando de soslayo, te encuentras con una imagen muy curiosa con su propio significado, como todas las piedras que se colocaban en las iglesias.

No olvidemos que las portadas de los templos han servido de enciclopedia, de libro de la vida y enseñanza religiosa para aquellas gentes que no sabían leer ni escribir (que eran casi todos).

Cada imagen, cada colocación en un lugar preciso del total del edificio adquiere su propio significado.
Cuando vas ascendiendo por la escalinata de la iglesia matriz, te va sorprendiendo su portada, cargada de simbolismos en cada arquivolta, en cada clave, en cada centímetro de piedra. 

Desde aqui no vemos todavía a la protagonista de estas letras.
Nos encontraremos con Melusina en el momento  de ir a cruzar la puerta de entrada, a nuestra derecha (izquierda mirando desde la propia portada). 

Llegados a este punto me gustaría narrar la leyenda de Melusina

Se trata de un ser mitológico muy popular durante la Edad Media en Francia, y de la que se dice que fue fundadora de la estirpe de Lusignac.
Tan popular fué, que, en 1500, el duque de Berry ordenó al historiador Jean d’Arras recopilar toda la información que existiese sobre ella.

Melusina es un ser mitad mujer y mitad serpiente, o mitad pez. Y su historia es la que sigue.

Era hija de Pressna y el rey de Albany (actual Escocia),  Elinas.
Después de enviudar Elinas, conoció a Presina en una cacería, Presina le encantó y Elinas se enamoró de ella al instante y se casaron. 
Tuvieron además de Melusina dos hijas más, Melior y Palestina. 

Pressina le había hecho prometer a su esposo que nunca entraría a su habitación mientras estuviera durmiendo, cuando diera a luz o  mientras bañaba a sus hijas, pero el desobedeció y Presina, en el mismo instante en que vio su traición, lanzó un fuerte alarido y salió volando por la ventana, huyendo a Avalon  junto a sus tres hijas.

Al cumplir las niñas quince años, Melusina le preguntó a su madre el porque de la huida y, al explicárselo, la joven prometió vengarse. 
Convenciendo a sus hermanas llevaron  al padre hasta el Monte Braudelois, donde le dejaron cautivo.

Al enterarse la madre de lo que sus hijas habían hecho al hombre al que tanto había amado decidió castigarles. A Melusina la convirtió en serpiente de cintura para abajo, y le obligó a cuidar de la fuente sagrada toda la vida. Podría vivir como mortal, pero los sábados de cintura para abajo seria serpiente.
Además, si se casaba, debía advertir a su esposo que nunca debería verla en sábado, si el desobedecía, Melusina debería abandonarle y pasar el resto de sus días convertida en serpiente.

Transcurridos varios años, un día en que Melusina estaba en la fuente, se acercó el joven Raymond, hipnotizado al escuchar cantos melodiosos. Al momento quedó prendado de ella, y permanecieron toda la noche hablando, al amanecer ya se habían prometido en matrimonio.
En ese mismo instante Melusina, recordando el maleficio a la que le había sometido su madre,  le hizo prometer a Raymond que nunca la vería en sábado, Raymond dio su aprobación y se casaron.

Ella le dio a su esposo muchas riquezas y le construyó una fortaleza tan rápidamente que parecía haber sido construida por arte de magia. 
Después de esto Melusina construyó en toda la zona iglesias, torres, pueblos, castillos y fortalezas, construidas en una sola noche.

Melussina y Raymond tuvieron diez hijos, pero todos tenían algún defecto. El mayor tenía un ojo rojo y un ojo azul, el siguiente tenía una oreja más grande que otra, otro tenía una pata de león que le salía de la mejilla, otro mas tenía un solo ojo, otro de los hijos, llamado Geoffrey  tenía un gran diente. A pesar de ello los niños eran fuertes,  y muy queridos en la región.

En cierta ocasión, el hermano de Raymond le tentó a éste, preguntándole si no dudaba de su mujer, que seguro que algo malo hacia ya que no le dejaba verla los sábados. A Raymond le picó la curiosidad, y, entonces se escondió y fue a espiarla.
Asustado, contempló como su esposa tenía la mitad del cuerpo de serpiente, pero era tanto su amor por ella que no dijo nada y se marchó de la habitación olvidando lo que había contemplado.

Pero un día, uno de sus hijos, Geoffrey, atacó un monasterio y mató a cien monjes, además, entre las cien personas muertas se encontraba uno de sus hermanos que se había escondido de Geoffrey en dicho monasterio.

Raymond, destrozado, montó en cólera, y le gritó a Melusina que era una horrible serpiente y que había contaminado su raza.
Melusina se convirtió en ese instante en una enorme serpiente, y dando tres vueltas alrededor del castillo, con un grito lastimero, se marchó volando para no volver. (Aunque regresaba al castillo por las noches para ver a sus hijos).

Desde entonces, cuando alguien está a punto de morir en el castillo, Melusina aparece dando vueltas alrededor del mismo.

Es por lo que he comentado que Melusina era capaz de construir iglesias y fortalezas en una noche por lo que se le  ha querido ver en san Pedro de la Rúa.

… “Según Pedro María Gutiérrez Eraso, antiguo bibliotecario de Estella-Lizarra, la sirena representa al hada Melusina. Este personaje, típico del imaginario medieval, construía castillos u otros edificios en una sola noche, y a la mañana siguiente desaparecía. Aunque se trata de una leyenda, esta interpretación sintoniza mejor con el espíritu de este rincón de Estella, que sedujo a Valle Inclán, Pío Baroja y al pintor Gustavo de Maeztu”…

En consecuencia, podría tratarse de Melusina por la influencia que los francos tenían en esa época en la construcción, y no olvidemos que la leyenda de Melusina tiene origen francés. 

Si nos atenemos a lo que nos cuentan los símbolos románicos se trataría de una sirena de doble cola acompañada de un centauro.

Según explica la simbología, la representación de una mujer-pez tiene que ver con el sexo, corroborando el hecho de que la mujer sujeta ambos extremos de la cola.
De esta manera, vendría a mostrar a la mujer como personificación del engaño, seductora y vinculada a la lujuria. Tanto las sirenas, de dos o de una cola representan los placeres carnales que atrapan a los hombres y los distraen de sus quehaceres.
                                                    
No olvidemos que, sirenas, arpías y dragones son simbología del pecado, y ya he comentado que nuestra sirena esta ubicada en la parte izquierda del pórtico (lugar donde se representa lo malo, y al lado de ella dos arpías).
Melusina está acompañada aquí de un centauro. He escuchado a guías y entendidos que el centauro podría representar a Cristo lanzando flechas contra el pecador (en este caso la sirena).

Pero estando como está, situado en el lado izquierdo de la portada, me aventuraría a asegurar que aquí puede representar  la brutalidad y la lujuria, pues tienta a las almas de los hombres y a las doncellas. (Tal y como se explica en la simbología del románico).

Melusina ha servido de inspiración para muchas obras, podemos encontrarla  entre otras en:

La noble historia de Lusignan   de  Jean D’Arras y escrita entre los años 1382-1394, en ella presenta a Melusina como el dragón que protege el castillo de Lusignan.

El Unicornio de Manuel Mújica Láinez (2000).

El poema Melusine de Hugo von Hofmannsthal .

Existen tambien muchos comics en los que se menciona.

"The Fair Melusina". Melodía compuesta por Felix Mendelssohn.

La cancion Melusin del cuarto album Meredead del grupo de metal sinfónico Leaves' Eyes.

Y tambien la escultura Melusina de Ludwig Michael von Schwanthaler de 1845.


Pero, como colofón, terminaremos con un fragmento del poema "Piedra de sol" de Octavio Paz donde nombra a nuestra protagonista de hoy, Melusina.

... Yo vi tu atroz escama,
Melusina, brillar verdosa el alba,
dormías enroscada entre las sábanas
y al despertar gritaste como un pájaro
y caíste sin fin, quebrada y blanca,
nada quedó de ti sino tu grito ...


Y también con la traducción de “Melusina” - Poema del escritor austríaco Hugo von Hofmannsthal. (Viena, 1 de febrero de 1874 – Viena, 15 de julio de 1929).  (Traducción de Ana Leal)

En bosque nacida, en río casada,
así yo mi vida la quiero, ¡tan larga!

Había hoy soñado con las hondas aguas
y yo allí en lo oscuro dormir no lograba.

Lo que en ese estanque por mirarse entró
prendido en mis ojos sin sueño quedó.

Los árboles tristes por los que brillaba
cuando la gran bola se puso encarnada;

las pálidas niñas que sin ruido van
ven con ojos blancos en la oscuridad

de damas del bosque susurrante tropa,
en el pelo suelto coronas y hojas...

¿Coronas de oro? ¿De perlas las sartas?
Ya se me ha olvidado. Yo no he de hallarlas.

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*



5 comentarios: